BLOCK DEL ANALISTA/¿EL​ ​NACIMIENTO​ ​DEL​ ​HOMBRE​ ​POST​ ​SOMÁTICO​ ​ES​ ​LA​ ​MUERTE​ ​DEL​ ​DESEO?.  ADRIÁN LIBERMAN.

BLOCK DEL ANALISTA/¿EL​ ​NACIMIENTO​ ​DEL​ ​HOMBRE​ ​POST​ ​SOMÁTICO​ ​ES​ ​LA​ ​MUERTE​ ​DEL​ ​DESEO?. ADRIÁN LIBERMAN.

“Hacen bien en creer que van a morir, sino les sería imposible soportar la vida que
llevan” (Jacques Lacan, Conferencia en Bélgica)
1.- Una vez más, la Humanidad se encuentra en los momentos iniciales de una
Revolución, esta vez proveniente del ámbito tecnológico y de la computación. Tal como
en el caso de la Industrialización, una serie de cambios se perfilan, tanto como
promesas como amenazas en el horizonte.
2.- Dentro de las posibilidades fáusticas que se conforman hasta ahora, recortaré dos
de ellas por las posibles incidencias que tengan en la subjetivación, y por ende en la
teoría y praxis psicoanalítica.
Aunque pueda parecer que mi ángulo de conveniencia es el de la Sociología u otra
ciencia, reivindico la pertinencia de incluirlos en el campo del Psicoanálisis y sus
particularidades distintivas. Si bien el Psicoanálisis es la idea del pasado como
presente actuante, llega el momento de cuestionarnos el futuro como historia con
efecto subjetivante…
3.- Una de ellas es el advenimiento del hombre post- somático en dos acepciones: la
del remplazo progresivo de partes del cuerpo físico por prótesis u orgános artificiales
haciendo del “cyborg” (híbrido entre autómata y humano) una realidad incipiente. Ello,
con otra miríada de avances médicos hace que los aumentos en la esperanza de vida,
entendido como longevidad lleguen a cotas no imaginadas.
4.- La otra vertiente proviene de la computación y digitalización. Hoy la mente humana
cuenta con poderosos y cada vez más pequeños coprocesadores que aumentan la
memoria y otras funciones. Ya el cerebro no es el único asiento físico de la
mentalización.
5.- Los cursos concurrentes de lo anterior apuntan a que la muerte, tal como la
concebimos hoy en día desaparezca. La cesación de la existencia podría ser
contradicha con volvernos avatares virtuales, con vida ilimitada en alguna suerte de
“nube” computacional.
6.- También es posible que lo no sabido, o no pensado sea suministrado a velocidad
deslumbrante por un “otro” conectado a una red de complejidad infinita.
7.- Si con algunas variantes, mucho de lo que se esbozó antes se concreta, las
consecuencias para el psicoanálisis en tanto ciencia del sujeto son de gran calibre e
interrogan algunas de sus premisas básicas.
8.- Si postulamos que el Inconciente surge de un olvido constitutivo, la represión
fundante, ¿que será de ello cuando la memoria y su acceso impidan la edición de la
experiencia?
9.- Pero además el Inconciente tiene una vertiene constitutiva que es su cualidad
deseante. Los seres humanos operamos por el efecto de pulsiones entramadas a
objetos cuya satisfacción completa es por definición imposible. Es el gradiente entre lo
imaginado y lo obtenido que explica que el deseo insista. Es lo que permite la
emergencia del Otro como un enigma, “¿qué me quiere”? , cuyo develamiento hace
síntoma y estructura. Si el Otro es mera representación especular, intercambiable,
desencarnada, avatar o “like” en red social,¿ el deseo persiste?.
En términos crecientes los intercambios entre personas va deslizándose hacia el
intercambio entre consumidores. Los vínculos tienen la premisa de la economía, de la
oferta y demanda más que el ser expresiones del preguntarse por el amor y el rapport
sexual.
10.- En complemento , la cualidad deseante viene matizada por la temporalidad, por la
noción de finitud que se insinúa en la idea de ser mortales. El acicate de la insistencia,
la castración como vivencia de “no todo” son tributarios de las huellas de la pulsión de
muerte inscritas en cada quien. Pero si esta finitud desaparece, si la vida no es una
sucesión de intentos finitos en número y duración, ¿puede sostenerse esta
conceptualización del hombre como ser deseante? El fin deja de ser certeza, y ello
introduce una forma nueva de concebir la existencia humana, una en la que el deseo y
su contraparte, el sufrimiento quedan en cuestionamiento.
Es posible que las nuevas formas de vivir, a la manera de caja de Pandora, encierren
precios imposibles de pagar…
Miami, septiembre de 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *