MECANISMOS MENTALES DEL PENSAMIENTO TOTALITARIO.  Gerardo Márquez

MECANISMOS MENTALES DEL PENSAMIENTO TOTALITARIO. Gerardo Márquez

GERARDO MÁRQUEZ. Médico Psiquiatra- Psicoanalista.


RESUMEN

Este trabajo se propone el cuestionamiento sobre el modelo Totalitario de pensamiento.  Elabora sobre  ¿Cuáles son las características de las mentes involucradas en los fenómenos Sociales de Tipo Dictatorial?  Empleando al mismo tiempo la consideración de conceptos psicoanáliticos  sobre los Fenómenos de Masas, y propuestas de escritores relacionados con la Filosofía y la Literatura, en su interpretación de los Sistemas de control Socio-político.


Frente a la idea del Sistema Totalitario en Venezuela.  Creo pertinente, el cuestionamiento de ¿qué funciones y mecanismos mentales se ven involucrados en las operaciones que sostienen tal Sistema?

¿Qué diferencias existen entre el sistema Totalitario por la Fuerza y el Control de Dominación Directa y Sistemas No considerados Totalitarios (Que controlan y dominan mediante sometimiento y disfrute del acuerdo Totalitario)?  Si es que existen diferencias.

¿Cuál es el elemento común en la Organización Social Humana, acaso el Control y Sometimiento es esencia fundamental de la Sociedad?

¿Existe acaso la posibilidad de un Sistema Socio- ¿Político, no Totalitario? ¿Cuál es?  ¿La democracia?

La Distopía Tropical.  

Sistema Híbrido que conjuga elementos de ineficiencia y debilidad institucional, con el vacío de instrucción y grupos constituidos para mantener la estructura de poder y el ejercicio del enriquecimiento ilícito / corrupción.   Además del uso de recursos tecnológicos, Internet, redes sociales y el uso perverso de los mecanismos de gobernabilidad y recursos estatales para generar sistemas de control Social.

Esta modalidad primitiva de funcionamiento, que a todas luces es despreciada por los fundamentales voceros del mundo occidental; debe su triste celebridad al hecho de no estar a la altura de sistemas Totalitarios más cercanos al Verdadero Ensueño Dictatorial.  Donde paráfrasis mediante trastoca la frase del Genio: “Sus deseos son órdenes, mi amo”; por “Mis órdenes serán tus deseos, mi esclavo”.   De manera tal, que los ciudadanos Libres del Mundo, pueden desear intensamente, anhelos que han sido diseñados por los Amos del Pensamiento Global, sin siquiera cuestionarse de donde viene aquello que se piensa casi al unísono, con la masa.

De la Distopía Tropical a la Big Data y el efecto del Gobierno de las Máquinas.

El sistema Perfecto, la Dictadura Blanca, es aquella que, en alusión a los conceptos de André Green, conduce al establecimiento de un pensamiento cuya producción delirante es de carácter negativo.   Es decir, el sujeto no tiene conciencia alguna de sufrimiento u opresión, por cuanto sus pensamientos son el resultado de un proceso complejo de condicionamiento y estructuración mediante una intrincada red de “información-programación” que le nutre y dirige, sin su concierto subjetivo.

En el año 1975, Michael Focault define en su libro “Vigilar y Castigar”, un modelo de sociedad basado en un concepto, el Panóptico (inicialmente concebido por el abogado y filósofo Inglés Jeremy Bentham en el Siglo XVIII), estructura concebida para retener, vigilar y controlar a los reos, sin la posibilidad de que éstos interactúen con sus vigilantes.  Focault desarrolla el planteamiento de la sociedad post-moderna concebida de acuerdo al “Panoptismo”, en la que sus miembros, son vigilados de forma permanente, sin advertir tal fenómeno, generando una suerte de “sentimiento de vigilancia omnisciente”, que causa deshumanización y destrucción de lazos sociales afectivos.

El sistema de Vigilancia perfecto, fue diseñado con colores muy vivos, en forma de pantalla de luz azul, a la que concurrimos felices y por la que en buena medida somos capaces de abandonar los encuentros humanos.    Trata de aquello que se conoce como la Huella digital, es decir toda evidencia de nuestras interacciones en la WEB, que van configurando un amasijo de datos que, con el Algoritmo apropiado, realizan acercamientos espeluznantes a la personalidad del sujeto.   Es a través de estas interacciones, como se ha ido constituyendo el poder ilusorio, pero funesto que detenta la Red, sobre el individuo.  Al punto, que como en una réplica de los experimentos de Milgran, el efecto de la “mayoría” o de las “figuras de autoridad”, ejerce un efecto sobre el individuo promedio, de empobrecimiento o debilitamiento del juicio (acaso incluso desviación).  Con capacidad de hacer virar sobre sí mismo, en sus opiniones, abandonando su condición unitaria, en favor de la Condición “Ideal” o “grupal”.   Sólo en pocos casos, hay posibilidad de mantener la propia opinión, a pesar de la opinión grupal u oficial.

Esta idea del pensamiento “oficial” es de utilidad, sobre todo si entendemos que existen recursos como los famosos Algoritmos que actúan sobre la Big Data, y los sistemas de Representación Artificial en Cuentas de Redes Sociales, o sistemas que simulan cuentas de Correo electrónica, u otros.  Capaces de generar por saturación, mensajes con gran cantidad de aprobación y simpatía, sin sospechar que quien ejerce el efecto de influencia, no es humano.   ¿Será acaso ésta, una de las primeras expresiones de la participación de la Cibernética e Inteligencia Artificial en el control de la Humanidad?

Ahora bien, ¿Cuáles son los Mecanismos Mentales del Sujeto del Totalitarismo?

He pretendido esquematizar algunas ideas al respecto, a saber:

1)  Predominio de un PENSAMIENTO BINARIO.  Es decir, tomado por la supremacía de los absolutos, en donde los mismos allanan (o pretenden de manera ilusoria allanar) el vacío propio de lo inacabado, de la incertidumbre y de la angustia que genera la espera y la falta.

2) Espacio de la FANTASÍA colapsado por la concepción de Anhelo y búsqueda de Certeza en la construcción de “LA VERDAD”.

3) INCAPACIDAD o dificultad significativa para concebir la Alteridad como parte de la Propia existencia subjetiva y como elemento integrante del nexo Social.

4) DIFICULTAD de Registro Simbólico de la Diversidad.

5) CONSTRUCCIÓN de interpretaciones de la Realidad de Magnitud y Contenido no deslizable (o con poca capacidad de desplazamiento representacional). Con convicción de profecía Mesiánica y Absoluta de Tipo Maniqueo.  Representaciones Mentales del tipo “Nosotros los buenos, virtuosos, portadores de la única verdad, etc.  Ellos los representantes del mal, la perversidad, ruines, malvados”.

6) INTOLERANCIA al cuestionamiento que abre a la complejidad y cuya respuesta es no concluyente.  Por tanto, que no “responden” de forma sencilla o directa calmando la INCERTIDUMBRE.  Es decir, limitación para poder tolerar y reconocer que puede haber contrarios (los otros) que me simpatizan y similares (nosotros) con quienes sostengo diferencias e incluso desagrado.   De otra manera, no poder aceptar que “hay pensamientos insensatos en mis copartidarios y pensamientos sensatos en los contrarios”.

7)  La INSTRUCCIÓN NO ES ANTÍDOTO.  Tal vez los extremos de la población (por diversas razones) en cuanto al conocimiento producto del acceso a la educación suponen gran riesgo de quedar tomados por el pensamiento Totalitario:

  1. Por un lado, la Falta o Déficit Instruccional conduce a la aceptación y adopción del pensamiento Único / Totalizante.  En posición pasiva de sumisión y acatamiento, o como forma potencial (mediante identificación con el agresor) de control sobre otros.
  2. Por el otro extremo, quienes, al poseer gran cantidad de información, pueden pretender ejercer mediante ella, la aplicación de fórmulas “exitosas” y de carácter “intelectual” que sirven de instrumentos de Organización del Aparato de dominación. Sosteniendo fuentes de inspiración Romántica al proyecto Totalitario (“La patria humillada, herida, mancillada” ó “Los pobres de Solemnidad, objeto de maltrato por los Ricos”).  Con múltiples ejemplos en la Historia, desde la Ilustración de la Población Alemana en el período de construcción del Nazismo, hasta los lamentables ejemplos del Socialismo Real en la Unión Soviética y sus desmanes apoyados por la Intelectualidad del mundo.  También ejerciendo roles de Directriz y ejecución del Pensamiento Único.

Cuando planteo extremo, no me refiero a Márgenes en el campo social.  En todo caso, lo entiendo como extremos a los que apunta toda la Población. Es decir, potencialidad de la Psique humana.

8) En las discusiones sobre los orígenes sociales del Totalitarismo, se menciona el RESENTIMIENTO como fuente y reservorio de la energía que cohesiona estos movimientos.   Y sí, es posible que el registro de fallas sistemáticas del Aparato Social, Político Estatal, generen marcas deficitarias en el Concepto de Pertenencia Social e Inclusión de naturaleza difícilmente franqueable.

Pensamos el Resentimiento como una emoción de tendencia negativa (Odio), que detiene en cierto modo la evolución al desprendimiento de la Representación cargada con el afecto Rabioso, humillante, doloroso.   Como una suerte de muñón, que denuncia la mutilación o amputación de una capacidad o potencia, y al mismo tiempo muestra la supervivencia de un aspecto carente.  Lo propio perdido, en condición de invisibilidad, anulado o dañado de forma irremediable, pero que sigue retornando, en tanto falla que busca satisfacer lo inefable.  En un retorno de lo Real, de lo no registrado en el orden simbólico.

9) El concepto MÁGICO de Cambio y/o ANHELO de ENTREGA A “OTROS” (más) del propio fuero de existencia libre, en la búsqueda de la “Felicidad” o al menos aparente e ilusoria resolución de las dificultades sociales.

10) FALLA del Representante de la Función Paterna.  Ya lo han anunciado diversos psicoanalistas, los efectos de la caída de la Paternidad, en medio de la aún incipiente noción de la PARENTALIDAD, deja un atractivo y explotable vacío de “poder” del corte y deslindamiento del otro; Que se transforma en receptividad a la Encarnación Imaginaria de tales figuras (Big Brother, Tío Sam, El Gran Padre, El Comandante, Trump, AMLO, etc.).

Podemos pensar que sólo son susceptibles de estos elementos, individuos que representan, o son afectos al poder dictatorial.  Pero la cruda Prueba y evidencia clínica y Social denota que todos los individuos del Contexto Social son susceptibles (en diversos grados de expresión) de quedar desde temporal y parcialmente; hasta definitiva y totalmente incapacitados para ejercer funciones de Pensamiento No Totalitario.   Así nos lo muestra Freud, en el desarrollo de su trabajo, “Psicología de las Masas y Análisis del Yo”. 1921, cuando explica el tipo de atracción erótica que se desarrolla en el individuo por la pertenencia a la masa, sostenido por el vínculo libidinal al Jefe, con el consecuente debilitamiento del discernimiento e individualidad.  Un tipo de vinculación de profunda regresión y gratificación Narcisista, sin embargo.

Así, es difícil no pensar en Aldous Huxley (Un Mundo Feliz, de 1932), o Ray Bradbury  (Farenheit 451, 1953),  quienes (más allá de Orwell, con 1984), invitan a repensar los hilos de organización social, dominación y control de la humanidad.  Donde parece que el problema con el Totalitarismo no es de Fondo, sino de Forma.    En la actualidad estos tres modelos distópicos, son tomados como referentes para entender maneras de ejercer el poder social, por parte de los dirigentes.  Así, tenemos el estilo propuesto por la Novela Futurista de Huxley, que determina un tipo de sociedad con exceso de información, saturación de estímulos, distracción y aumentos de sensaciones placenteras que generan adormecimiento del sujeto.  Mientras que Orwell y el estadounidense Bradbury, desarrollan modelos sociales restrictivos, persecutorios, con empleo de la tortura, el castigo físico, y la censura total de la información.   Cabe preguntarse, si acaso ¿no es éste el tiempo de las Distopías?

El sujeto neurótico infantil (la mayoría de los seres humanos) se verá controlado por la voz de la certeza (de naturaleza paranoide), usada por los controladores perversos aislados y en enfrentamiento entre sí.  Quienes sostienen juntos la ilusión del sistema social. Siempre incompleto.  Inacabado.  Por lo cual, más que esperar la vuelta a un tiempo perdido. Puede tratarse del desconocimiento de este tiempo, para que desde allí y en el reconocimiento de lo perdido, pueda instalarse la creación más integrada de sí mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *